¿Qué pasa con sufitcómics?

Últimamente me preguntan mucho qué hay de nuevo en cuanto a material, para cuándo saldrá el siguiente cómic y otras cosas similares.

Siento que avanzo cuando las cosas cambian de cierto modo, no cuando tengo muchas cosas en las manos.

El proyecto en sí va del interior al exterior, así es como trabajo, así es como intento vivir.

Llegué a un punto donde me sentí sumamente insatisfecha con lo que podía hacer en el tiempo que lo podía hacer, así que decidí trabajar el interior. Trabajar mi trazo, mi velocidad, mi comprensión, las ideas, los sentimientos y los incomprensibles susurros de la acuarela.

Sigo sin sentirme satisfecha, no obstante, tampoco puedo estar en “paro” en la producción. Es por ello que creo que es el mejor momento para que empiece un webcómic.

Quiero hacer uno sincero, es por ello que elegí la temática “yuri”. La velocidad y sencillez que exige el cyberespacio y mi anhelo de cuestionar y comunicar algo se conjuntan bien en una historia de este tipo.

Por ahora dejemos que el webcómic siga cuajando.

Me gusta la manera como las cosas toman forma según las deja uno existir.

Contrario a cuando abrí este blog. Pensaba ir subiendo mis “avances” profesionales. Hablar sobre los eventos, sobre los trabajos, sobre a quién conocí. Al final he escrito tan poco porque no soy ese tipo de persona. Solo me hice una idea de lo que se debe hacer, una que no va conmigo.

He aprendido muchas cosas con mi proyecto independiente. He aprendido mucho de los lectores, de los compañeros, de los procesos de trabajo y de todas las experiencias. Me gusta mucho convivir con todos ustedes, sin que ello omita mi introversión.

Por esa misma introversión es que realmente preferiría que la relación directa se dé en eventos especiales. Como soy el tipo de persona que le gusta enclaustrarse, necesito mucha energía para socializar. Hacer muchos cómics puede sonar atractivo a primera vista, pero hay que ser conscientes de hacia dónde se dirige uno. Quiero que mi vida sea hacer dibujos: en cómics, en ilustraciones, en retratos. Me gusta encuadernar a mano mis propios cómics y distribuirlos, pero no busco una empresa grande con ello, prefiero enfocarme a los servicios que en los productos.

Es por ello que en un principio me negué a poner el nombre de Sufitcomics en facebook. Solo era Sufit, como autora, abarcando todo lo que hago, y no solo la producción y venta de cómic. Sin embargo, era difícil de localizar en el buscador y los cómics son lo más sobresaliente, por eso terminé por agregarle el -comics- .

Tengo muchas ganas de sacar esos cómics largos que sería muy difícil autopublicarlos en papel. Tengo muchas ganas de conocer cosas nuevas y moverme a nuevos lugares. Todo lo anterior no siempre empata con lo que se ve como trabajo visible. Es por ello que a partir del inktober he estado intentando ser mucho más constante con subir algún dibujo o ilustración aunque no sean cosas que lleguen a la mesa de ventas. Creo que voy mejorando poco a poco.

Por todo lo anterior, por favor, consideren que Sufitcómics es el nombre del proyecto, porque lo que más me gusta son los cómics, pero  en realidad abarca mucho más que eso. Los cómics, a final de cuentas, son las ideas transmitidas en historias contadas por dibujos. Como autora, mis ideas no pueden quedarse en las historias, tienen que ser mi propia historia.

En sufitcomics no tenemos miedo de quedarnos atrás, tenemos miedo de nunca encontrarnos a nosotros mismos.

Hablando de identidad, quiero retomar hacer retratos. Aquí el último hecho.

Esto no se ve muy cómic ¿o si?

Esto no se ve muy cómic ¿o si?